Historia

Seguramente el origen del pueblo se remonte a la era prehistórica, aunque no se han encontrado monumentos megalíticos, seguramente los habrá, ya que existen en casi toda la comarca de la Sierra de San Pedro.

Encontramos también restos de la época romana con vestigios de calzada en los pasos de la Sierra y algunas ruinas de villas romanas.

En el Torrico de San Pedro hay restos de una castillo o torre de vigilancia de la época árabe.

En el lugar que hoy ocupa el pueblo, parece que existieron asentamientos fijos a partir del siglo XIII con las repoblaciones de la reconquista alrededor de la fuente del "Lugar", donde surgieron una serie de posadas para descanso de los viajeros como por ejemplo: la posada de "La Porra".

A finales del siglo XV, la población aparece como una zona de descanso con mesones frecuentados por transeúntes, que recorrían los caminos de la Orden de Alcántara. Sin duda, los primeros pobladores llegan con la repoblación llevada a cabo por dicha orden.

En el año 1585 Salorino ya aparece consolidado como localidad dentro de las Relaciones Topográficas mandadas realizar por Felipe II.

Los primeros libros de matrimonio y bautizo son del 1599.

En 1645 y 1664, le afectaron las guerras entre españoles y portugueses. Hubo enfrentamientos, incendios,..

En un documento del 1753, se afirma que la aldea de Salorino pertenecía por entonces a la jurisdicción de Valencia de Alcántara y contaba con 2.050 habitantes.
En 1791, la jurisdicción de Salorino estaba formada por cuatro encomiendas: la de Belvis de la Sierra, Benfayán, Sacristanía y Hornos. Además contaba con bienes del común y mancomunidad de tierras.

En 1849, dentro del Diccionario Geográfico, Estadístico e Histórico de España, podemos leer en la entrada correspondiente a Salorino, entre otras noticias las siguientes:

    Tenía 3.076 habitantes.
    Escuela de niños a la que iban 100, y de niñas a la que asistían 12.
    Tenia 4 grandes latifundios que representaban 2/3 de su superficie.
    Se exportaba miel, cera y pan cocido (pan porretero, especialmente a San Vicente de Alcántara).
    Para acabar la descripciones añade: "Es notable en este pueblo la belleza y buenas formas de las mujeres".

Durante el siglo XIX, con las desamortizaciones, se vendieron las Encomiendas y la mayoría de los terrenos del común: ejidos, baldíos y sobre todo la dehesa boyal, quedando de esta forma drásticamente reducidos los terrenos que eran fundamentales para la economía local; pasando de esta forma a un sistema privado de propiedad, como es en la actualidad.

Debido a la privacidad de sus tierras, que habían sido fundamentales en la economía, se pasó a industrias en la localidad, como las tenerías de curtir piel y los molinos harineros, hornos de pan, también la minería del níquel.

La arriería fue muy importante durante todo el siglo XIX. La mejora de las comunicaciones en el último tercio del XIX, por ejemplo la construcción de la carretera nacional 521 en el 1876 mejoró el transporte.

A finales de siglo, las epidemias que afectaron a gran parte de España dejaron 320 muertes en Salorino.
En 1920 tenía 2.577 habitantes. En esta época destaca la existencia de una fábrica de productos de cuero: petacas, carteras, zahones.

La guerra civil también estuvo presente en Salorino con varios fusilamientos, entre ellos el de Antonio Norberto Elviro (médico natural de Salorino que había mostrado una profunda inquietud sociopolítica firmando artículos en diferentes diarios).

Los latifundios (que a principios del siglo XX comprendían el 90% de las tierras del municipio) y la pobreza de las tierras restantes facilitaron la emigración de muchos naturales de la localidad a pueblos de los alrededores en un principio y a partir de los años 50 y 60, a otras regiones y a otros países.

Hoy en día, la población activa de la localidad realiza labores agrícolas o ganaderas, en los latifundios, también existe un reducido número de empresas, de construcción, bares, tiendas, ganaderos...